¿Qué diferentes tipos de aceite de oliva existen?

Aceites de orujo de oliva Aunque el aceite de orujo de oliva se suele incluir entre los diferentes tipos de aceite de oliva, realmente no es para nada un aceite de calidad y su consumo ha de ser esporádico e incluso evitado. Este tipo del aceite se extrae del material residual una vez que se ha extraído el aceite de oliva.  Para su producción, se suelen utilizar disolventes químicos generalmente derivados del petróleo tras aumentar la temperatura de los residuos para extraer el producto. Es un proceso similar que se utiliza en la extracción de otros aceites como la soja, girasol, canola y la mayoría de los demás aceites derivados de semillas. Sólo mediante el calentamiento a altas temperaturas se puede extraer aceite de semillas que son sólidas por naturaleza. No se puede, por tanto, considerar siquiera como aceite de oliva y suele ser muy barato. Aceites de oliva refinados Se suelen elaborar a partir de aceites de oliva añejos y, a menudo, altamente oxidados.  Con el fin de eliminar los sabores a herrumbre o moho, se suelen aplicar diferentes sustancias químicas a altas temperaturas eliminando también los posibles ácidos grasos libres.  Este tipo de aceite es el producto de aceitunas recogidas del suelo en las que ha comenzado el proceso de descomposición o bien que han sufrido algún tipo de disminución de su calidad debido a falta de riego, enfermedades o fenómenos climáticos adversos. El proceso de refinamiento permiten disimular e incluso eliminar los sabores desagradables. A veces, se mezclan con aceites de mejor calidad en pequeñas cantidades para mejorar su apariencia. Se trata del tipo de aceite de oliva de calidad más baja ya que se trata de un producto procesado que a lo largo de dicho proceso ha perdido la mayoría de sus cualidades y beneficios para la salud.  Generalmente se identifica porque en la etiqueta unidamente aparece la denominación «Aceite de oliva». Se suelen utilizar nombres atractivos en la etiqueta como «premium» o «aromático» para atraer clientes desinformados.  Aceites de oliva puros Aunque tenga un nombre muy atractivo que parece ideal para un consumo saludable, se trata de un producto que contiene altas cantidades de aceite de oliva refinado que suele ser superior al 70%. Aceites de oliva ligeros Algunas marcas recientemente en Europa han añadido esta denominación aduciendo que son aceites de sabores muy suaves. De nuevo, se trata de aceites de baja calidad que no, por su nombre, presentan menores calorías.  Aceite de oliva virgen Engloba esta denominación a aquellos aceites de oliva de calidades menores no sujetos a procesos de refinado. Suelen tener altos niveles de acidez y sabores poco definidos. Constituiría un nivel de calidad media en los aceites de oliva.   Aceite de oliva virgen extra (AOVE) Se trata del producto extraído directamente de la molturación de la aceituna. Su sabor es intenso y conserva todas las propiedades saludables y organolépticas.  En relación a los aceites anteriores es el de mayor precio dado el coste mucho más alto que constituye su producción. Este tipo de aceites no deben superar la temperatura de 28 grados centígrados en su proceso de producción y han de ser conservados en condiciones adecuadas de luz y temperatura. Son aceites de baja acidez (nunca por encima del 0,8%) y, por tanto, de alta calidad. Aceite de oliva virgen extra (AOVE) de cosecha temprana Es un tipo específico de AOVE obtenido a partir de aceitunas recolectadas poco antes de que inicien su proceso de maduración (generalmente en el mes de noviembre). Su sabor y aromas son inigualables al igual que su color verde intenso. Sus propiedades como alimento de alto valor nutritivo y saludable lo hacen la joya de los aceites de oliva. Suelen tener el precio más alto dado el bajo rendimiento de la aceituna que ofrece todas sus cualidades antes de su momento de madurez. Es además el único tipo de aceite producido por Cortijo de Santa María.   Botella de 500 ml de aceite de oliva virgen extra cortijo Santa Maria

El por qué de los aceites de oliva caros y baratos: AOVE Cortijo de Santa María

El precio del aceite de oliva fluctúa con el tiempo. Este depende de varios factores como la cantidad disponible en el mercado (oferta), demanda interna e internacional y también de los mercados de futuros. Las sequías al igual que otros fenómenos atmosféricos pueden ser muy perjudiciales tanto en las épocas de floración como en la recolección de la aceituna. Sin embargo, en el precio final también influye la calidad del aceite y los procedimientos con que se obtiene tal y como veremos con el AOVE de cosecha temprana Cortijo de Santa María. Fuente: https://precioaceitedeoliva.net/evolucion/ Así, los Aceites de Oliva Virgen Extra (AOVE) pueden ser no ecológicos, en transición a ecológico y ecológicos. Los primeros utilizan productos químicos para la cura y técnicas agrícolas no compatibles con el cultivo ecológico. Los segundos utilizan todas las técnicas aprobadas por ley para considerarse productos ecológicos que habrán de mantener durante al menos 4 años para pasar a la categoría de ecológicos. Evidentemente, el coste de producción del aceite no ecológico es mucho más bajo que el del aceite ecológico o en transición que son mucho más compatibles con el sostenimiento del medio ambiente y facilitan la proliferación de insectos, aves y otros animales al no utilizar pesticidas. Es por ello que el precio en mercado ha de ser mayor ya que el consumidor obtiene un aceite con un cuidado y un nivel cero de sustancias ajenas al propio aceite de oliva extraído con procedimientos naturales. Lo mismo ocurre con los aceites de cosecha temprana, que suponen una recogida a finales del mes de octubre y principios de noviembre, cuando la aceituna aún no ha comenzado su proceso de maduración definitiva, lo que proporciona al aceite un sabor fresco y unos aromas inigualables. En este caso, el rendimiento baja ostensiblemente. Si el rendimiento de una aceituna madura puede estar en torno al 25% (esto es, con 4 kg de aceituna, se obtiene 1 kg de aceite), el rendimiento de una cosecha temprana raramente sube del 12%, por lo cual es un aceite mucho más caro de producir. Hay otras mal llamadas técnicas que abaratan el precio de producción del aceite. El AOVE de cosecha temprana Cortijo Santa María va directamente del árbol al molino, esto es, no se hacen almacenamientos intermedios. La aceituna almacenada en cámaras, volquetes e incluso atrojes va sufriendo progresivamente un proceso de descomposición pudiendo generar mohos que van en detrimento de la calidad. Evidentemente, este almacenamiento genera ahorros de costes al poder transportar a los molinos grandes cantidades de aceitunas de una vez en lugar de dar más viajes con cantidades menores, pero todas esas impurezas acaban afectando a la calidad del aceite. La mezcla de aceites más puros y de colores más intensos con aceites mediocres permiten también abaratar costes y por ende, precios al igual que los tratamientos químicos con sosa cáustica o al adición de clorofila para mejorar el color del producto. El AOVE de cosecha temprana Cortijo Santa María es simplemente zumo de aceituna en transición a ecológico, envasado en botella transparente para que puedas disfrutar con su color. No lo filtramos para que contenga toda la esencia ni ocultamos el producto en envases oscuros. Eso sí, tendrás que almacenarlo evitando que le dé la luz directamente y en temperaturas por debajo de 25 grados para que conserve todas sus propiedades. No es un producto barato de obtener ni pretende serlo. Puedes encontrar otros aceites más baratos que no tienen por qué ser malos aceites para nada. Simplemente nosotros hemos optado por hacerte llegar el regalo que la diosa Atenea otorgó a los hombres: el AOVE de cosecha temprana y primera prensada en frío tal y como se viene produciendo desde hace milenios, para ti y para tu paladar.